Tradición familiar desde 1924

En Tudela de Duero, hablar de tradición familiar es hablar de la familia Guijarro. La tradición confitera de esta familia viene de antiguo.

Eleuterio Guijarro de Leonardo nació en el Burgo de Osma (Soria) en 1894. Cuando la edad se lo permitió entró de aprendiz en el obrador de Daniel Guillermo Téllez, en la calle Santiago de Valladolid. Fue en este obrador donde empezó a aprender el oficio. Posteriormente, fue perfeccionando su saber en distintos obradores de Castilla y León: Zamora, Salamanca, Astorga, Palencia…

En 1924, gracias a la ayuda de Pablo Infesta, que era familiar suyo, Eleuterio se estableció en Tudela de Duero. Por aquel entonces ya estaba casado y tenía dos hijos. Ese año fue cuando montó un obrador sin tienda, en el que fabricaba pastas y dulces que vendía por los pueblos cercanos a los que se trasladaba en carro en carro.

En 1936, Eleuterio encontró un local más grande y que tenía tienda, su mujer, Honorina (conocida popularmente como «La Honoria) atendía la tienda mientras que él seguía saliendo a vender con el carro. El local está en la calle Cervantes nº 3 donde sigue estando actualmente la Confitería Guijarro.

En 1970 le sucedió su hijo mayor Antonio Guijarro Nieto, que trabajó en ella hasta 1985, fecha en la que jubiló.

Tradición familiar.
Fachada de la confitería. Años de tradición familiar se respiran en ella.

La continuación de la tradición familiar.

Juan José Guijarro Asensio nació en Tiana (Barcelona) en 1964. A los catorece años le pidió a su padre, José Guijarro Nieto, que le enseñase el oficio. José (Pepe para los amigos) aprendió el oficio de su padre y aunque no se dedicaba a ello accedió gustoso a enseñar a Juanjo. Por esto los conocimientos de Juanjo no proceden de la enseñanza reglada, su escuela fue la tradición familiar transmitida de padre a hijo, y como no, su propia experiencia.

Juanjo sigue utilizando las fórmulas del abuelo Eleuterio, con técnicas más modernas de trabajo y algo de maquinaria, aunque la mayor parte del proceso sigue realizándose a mano. Por ese motivo la producción es pequeña.

Aunque los productos de la Confitería Guijarro se basan en la tradición, encontramos también productos nuevos, que nacen del buen saber artesano de Juanjo, buscando siempre un producto de calidad elaborado con las mejores materias primas.

Tradición familiar. Amarguillos.
Amarguillos

Desde diciembre de 1.993, Juan José Guijarro esta inscrito en el registro de Artesanos Alimentarios de Castilla y León con el nº EA – VA 1/93 y a partir del 15 de octubre del 2008 con el nº EAA – VA- 0006.